Desmontando mitos Passivhaus (PT. 4): “Mi casa también tiene mucho aislamiento”

Desmontando mitos Passivhaus (PT. 4): “Mi casa también tiene mucho aislamiento”

El mito de que el estándar Passivhaus se limita al aislamiento de la vivienda es muy común, quizá porque tendemos a simplificar los conceptos, y más cuando estos son de nueva implantación.

El adecuado aislamiento es uno de los factores que se cuidan en las casas que se construyen siguiendo los estándares Passivhaus, pero desde luego no es ni de lejos lo único. Para que sirva de ejemplo, es como si para combatir el frío en la calle nos pusiésemos el mejor de los abrigos, pero caminásemos descalzos por la nieve.

Una casa puede obtener la Calificación Energética A, pero el estándar Passivhaus va un paso más allá. Es una manera de no confirmarse con sacar un 7 e ir a por el 10, sabiendo que esté es realmente alcanzable.

Hay muchos factores que influyen para lograr la más alta de las calificaciones energéticas en la vivienda: la transmitancias, evitar puentes térmicos… conceptos fáciles de entender cuando te los exponen de forma sencilla ordenada. Si tienes cualquier duda, nuestro Dpto. Técnico-Comercial estará encantado de resolverlas sin compromiso en nuestra sección de contacto.

Los beneficios de cumplir con los estándares Passivhaus respecto a una vivienda que simplemente tenga un buen aislamiento o que tenga una Calificación A son muy notables, reduciendo el consumo energético a mínimos, con el consiguiente abaratamiento de las facturas económicas y la reducción del impacto medioambiental de la casa en nuestro entorno y haciéndola eco-eficiente y sostenible.

Dejar un comentario

Tu dirección de Email no será publicada